Título: Plays Bach
Intérprete: András Schiff
Sello discográfico: EuroArts

András SchiffEn un ambiente recogido, el que ofrece la iglesia Protestante Reformada de Leipzig, transcurre la grabación de una de las mejores y más rigurosas versiones pianísticas que pueden escucharse de J.S. Bach. Ante un auditorio de no más de cien personas, András Schiff  -cada vez más sereno y expresivo- ofrece una lección magistral de cómo interpretar la obra del maestro alemán. Auden señalaba que la elegancia es una forma extrema de precisión. Algo así podemos aplicar a Schiff. Estaría fuera de lugar comentar aquí, por ejemplo, aspectos técnicos como el de la articulación o el de su particular ornamentación; no puede efectuarse un análisis crítico –como suele hacerse de manera inopinada entre los críticos, casi nunca capaces-, ya que, dependiendo del gusto personal, podrá gustar en mayor o menor medida. Lo que no hay que poner en duda es el saber de un músico, cuyo elaborado sonido y extraordinario equilibrio de voces confluyen en una versión fantástica.

Cuando Schiff es preguntado, en el segundo DVD contenido en álbum, acerca del arte bachiano, considera, después de una larga carrera, que la obra del compositor es inapelablemente única. Frases como «todavía me pregunto quién era Bach», o «no he encontrado en ningún otro músico tan continuada culminación», revelan la admiración y la seriedad con que afronta esta interpretación. Recuerda en su entrevista, que siendo todavía muy joven el encuentro con el clavecinista George Malcolm resultó crucial. Él fue quien le abrió el camino hacia la comprensión de la interpretación barroca y la apertura a un mundo, el del siglo XVIII, lleno de contrastes. Esto fue decisivo y lo aplicó al piano. Por ello su forma de tocar parece una destilación, y hace que no entren en contradicción las distintas escuelas que, bien ensambladas, dan como resultado la música en estado puro. Se admira Schiff de que las Suites francesas fueran obras de voluntad pedagógica, y de que tanto la Obertura francesa como el Concierto italiano nos transmitan de manera tan concisa y soberbia la poética de culturas musicales ciertamente diferentes en su concepción. El secreto de Bach, comenta Schiff, es saber combinar, como no lo ha hecho ningún artista, «lo profano y lo espiritual». Con eso quiere decir, seguramente, que Bach es siempre metafísico, ya sea en una amable gavota o en la oscura densidad de una zarabanda.

Texto: Ramón Andrés

|
Espai web patrocinat per: Dinahosting